CONSEJOS

Pasamanería: accesorios para la Primera Comunión
  • COMPARTIR
16 /
febrero

Pasamanería: accesorios para la Primera Comunión

La primera comunión es una ceremonia en la cual los niños y jóvenes especialmente reciben por primera vez la eucaristía o es cuerpo de cristo. Es por ello que este acto eclesiástico debe cumplir con ciertas normas, sobre todo de vestimenta, para que pueda honrar de forma adecuada esta especial y única ocasión.

Aquellos jóvenes que estén preparados para recibir este sacramento suelen hacerlo vistiendo un traje lleno de simbolismo y respeto, casi todos los ornamentos utilizados son elaborados con cordones entrelazados y pertenecen al género de la pasamanería; cada pieza tiene un significado e importancia dentro de la ceremonia.  Actualmente ya no solo significa un compromiso firme con la Iglesia, sino también porque para ellos es una ocasión ideal mostrarse guapos y elegantes delante de toda su familia y amigos.

En líneas generales el traje suele ser de color blanco para simbolizar la pureza del niño o joven protagonista del acto aunque los trajes de marinero suelen ser una de las opciones mas habituales. También se utilizan colores planos y sobrios acompañados de blazer color azul, elegante y ostentoso. Se quiere demostrar la riqueza, no económica, sino del espíritu a través de la vestimenta. 

Este ultimo traje en el caso específico de los varones debe tener un corte militar para representar la lucha y el compromiso que se debe tener contra el pecado y la tentación. Es por ello que al traje lo adornan accesorios como los botones, forrajeras y galones dorados. Los botones van al frente abrochando el blazer y los galones en ambas mangas de la misma prenda, pueden medir desde 15 hasta 35 milímetros y ser de color dorado para simbolizar la riqueza o en combinación con el color del traje, se utilizan cordones muy fino y de calidad para elaborarlos, se adhieren al traje a la altura del antebrazo sin llegar a la muñeca.

Las borlas son otro accesorio importante, surge de la unión de muchos hilos dorados hasta formar un colgante muy llamativo, puede hacerse en combinación con el color del traje y generalmente se cuelga del botón central o del cordón en la cintura. La pieza central es un cordón que se desprende desde una de las hombreras y se ajusta al botón central y simboliza la adhesión que tendrá el nuevo integrante de la iglesia con el papa, Jesucristo y las enseñanzas de San Pedro. El traje no solo lleva una hombrera sino dos y éstas complementan el parecido con los trajes militares, que al igual que lo originales representan el rango que cada individuo obtiene dentro de su división. En este caso la división es la iglesia y el rango el nuevo escalón que se avanza dentro de la comunidad católica al tomar la eucaristía.

El cordón que va atado a la forrajera puede terminar con un par de cabetes dorados o por el contrario con dos borlas del mismo color y material del cordón esto dependiendo del gusto y acabados de quien confeccione el traje.

Todo el material que se elabora con la técnica de la pasamanería puede ser de dos tipos, de metal o de rayón. El primero de ellos tendrá una apariencia metalizada, dorada preferiblemente aunque igual seguirá siendo un cordón flexible. El segundo o rayón será de un color sólido y sin matices brillantes. Por último y no menos importante se encuentra la cruz que debe acompañar toda la vestimenta, a la altura del pecho y siempre visible, usualmente es de color dorado, blanco o plateado y haciendo juego con el resto de las prendas.

 

bautinion.com TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Text dialog

ACEPTAR
Al navegar por nuestra web, acepta nuesta política de cookies. [Aceptar]